La lectura de “El arte de acompañar” nos hará ser, y ejercer, de personas y, en general, de ciudadanos y de cristianos. Acompañar hace, y nos hace, este “milagro(link)

Pin It on Pinterest

Share This