Antropología y Acompañamiento (I)

por | Ago 22, 2018 | Acompañamiento

Quien acompaña a otro, si no quiere ser un mero aplicador de técnicas o caminar a ciegas, debe contar con una antropología lo más amplia, realista e integral posible. No resulta indiferente qué imagen se tenga de la persona a la hora de hacer acompañamiento o coaching. En realidad, no hay nadie que no tenga alguna noción, aunque sea implícita, de quien es la persona, de qué es ser persona. Esta visión siempre se plasma en una u otra forma en el acompañamiento (o en la terapia, o en el Coaching).

Pongamos un ejemplo para mostrar esto con claridad.

En una visión individualista de la persona, tal y como la proporcionan las diversas antropologías existencialistas, la sanación o curación emocional pasar siempre por ocuparse de las propias necesidades. Por tanto, quien acompaña debe ayudar al acompañado a descubrir sus necesidades y el modo de atenderlas. En una visión individualista y hedónica, la persona más que atender necesidades ha de satisfacer deseos,

Desde una perspectiva integral, personalista y comunitaria, la persona, además de atender a sus necesidades, ha de abrirse a la atención de las necesidades de los demás. Se descubre que es abriéndose a la necesidad del otro ofreciéndole lo poco o mucho que uno es o tiene, lo que produce también un efecto sanador. Por tanto, quien acompaña ha de estar atento a que el acompañado no caiga en dos errores: atender las necesidades ajenas olvidando las propias y atender a las necesidades propias descuidando las ajenas. Bajo esta perspectiva, que es la nuestra, la sanación o curación afectiva pasa por tres momentos: centración (tomar conciencia de las propias necesidades), descentración (atender a las necesidades de los demás) y trascendencia (descubrir un sentido por el que afrontar la vida y, por tanto, los propios dolores y sufrimientos). Las condiciones segunda y tercera no son consideradas por parte de quienes defienden antropologías materialistas, mecanicistas o reductivistas (como el conductismo, el psiconálisis o un coaching pragmático meramente instrumental).

Por tanto, sólo desde una visión integral de la persona, tal y como la proporcional el personalismo, tendremos la conciencia clara de que el acompañamiento de una persona con una determinada herida emocional implica llevarle al descubrimiento de sus necesidades, de impulsarle a atender las necesidades ajenas y a encontrar un sentido a su dolor.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro blog

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

No hemos podido suscribirlo. Favor intente de nuevo.
Recibirás un correo electrónico para confirmar su suscripción

Suscríbete 

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

Usted se ha suscrito